¿Se puede añadir un motor a una silla manual?

  • 17 April 2017
  • i.asin

Las sillas de ruedas manuales son ideales para que las personas con movilidad reducida puedan ir de un sitio a otro con total comodidad. De esa manera, podrán desenvolverse en su día a día, tanto dentro de casa como en el exterior.

Existen diferentes tipos de sillas atendiendo a sus ruedas. Las manuales funcionan propulsando la silla con ayuda de las manos, aunque, en realidad, la articulación del hombro es la que lleva a cabo el mayor esfuerzo, de hecho, algunas personas con el tiempo acaban sufriendo lesiones en esa parte. Lo que está claro es que la silla de ruedas es la que debe ajustarse por completo al usuario y atender sus necesidades. Dado sus motores eléctricos, las sillas de ruedas eléctricas resultan muy confortables para desplazarse sin cansarse demasiado. 

La motorización de la silla manual es la herramienta perfecta para ganar tiempo en los desplazamientos y acceder a muchos lugares diferentes como puede ser una escapada de fin de semana o mismamente para disfrutar de un paseo por la ciudad.

Las sillas manuales fueron concebidas para aquellas personas con discapacidad que tienen fuerza en sus extremidades superiores, pero en la actualidad existen motores que pueden agregarse fácilmente a estas sillas para facilitar su manejo y, como resulta natural, para aumentar la autonomía del usuario. Hay una gran variedad de motorizaciones y hay que tener en cuenta las características de cada una de ellas para saber cuál es la que más te interesa.

Motor ligero con marcha atrás para silla PowerStroll

Este dispositivo es muy ligero y tiene la ventaja de poder instalarse en casi todas las sillas de ruedas manuales. Su instalación es bastante rápida y, de ese modo, la silla puede ser controlada por el acompañante sin ningún esfuerzo. Puede alcanzar una velocidad máxima de 4,8 km/h y la batería soporta una autonomía de 16 kilómetros. Además, resulta idónea para cruzar rampas y pendientes.  

Sistema de motorización S Drive Powerstroll

Este sistema de motorización eliminará el esfuerzo que supone llevar una silla de ruedas pesada. En realidad es muy parecido al anterior, aunque cuenta con un sistema de acoplamiento que funciona con un clic, más fácil imposible. Se monta en tan solo unos segundos y cuenta con marcha hacia adelante y hacia atrás.

Motorización Power Glide Rueda Simple   

Este sistema se coloca directamente a las sillas de una manera fácil, rápida y cómoda. Como el motor anterior, cuenta con marcha atrás y hacia adelante, y facilita enormemente la labor de los cuidadores a la hora de empujar la silla. Lo mejor de todo es que, gracias a su sistema directo de accionamiento que aporta tracción, la silla manual puede atravesar desde hierba húmeda hasta tierra suelta. Existen dos modelos diferentes: de rueda simple o de doble rueda de mayor estabilidad y tracción.

Sistema de motorización Power Pack PLUS

Power Pack PLUS es muy simple y se instala de forma fácil y rápida. Posee un sistema de velocidad regulable para adaptarlo a la autonomía de cada usuario. Además, el modelo de doble rueda permite marchar sobre grava suelta o hierba mojada y permite trasladar un total de 135 Kg.

Motorización Power Glide de doble rueda

Este sistema de motorización proporciona una mayor estabilidad y tracción. Es perfecta para que los cuidadores empujen la silla con la mayor comodidad. Además, resulta muy fácil de instalar, pues se coloca directamente en la silla, y se desmonta en tan solo unos segundos. Posee un sistema de tracción sobre hierba húmeda y tierra suelta, lo que facilita en gran medida su tránsito por cualquier lugar, y cuenta con marcha hacia adelante y hacia atrás.        

Sistema de motorización TGA

Dispone de tres modelos diferentes: con una rueda, dos ruedas y marcha atrás, o el modelo Heavy Duty con dos ruedas, marcha atrás y una capacidad de hasta 165 Kg. Se puede controlar la velocidad, por lo que resulta perfecto para circular por superficies lisas, terrenos irregulares y cuestas.