Cómo protegerse de la lluvia si vas en silla de ruedas o scooter

  • 1 January 2017
  • i.asin

El frío no es bueno para nadie y aún lo es menos para las personas mayores. Cuando las temperaturas bajan, también bajan nuestras defensas, lo que fomenta la aparición de enfermedades cardiovasculares. Esto sucede porque, cuando hace frío, los vasos sanguíneos tienden a mantener la temperatura corporal y lo hacen a través del corazón que bombea más y más sangre.

Infecciones respiratorias y gripes, esas son las enfermedades más comunes que aparecen con la llegada del frío, aunque al reducirse la actividad y la movilidad (las personas mayores suelen quedarse en casa por temor a enfermar) pueden aparecer otros síntomas como atrofia muscular y rigidez articular, por no mencionar las temidas contracturas musculares que causan dolor.

No es bueno quedarse en casa, aunque de hecho el proceso de envejecimiento haya alterado la capacidad termorreguladora del cuerpo. Lo que hay que hacer es abrigarse bien con ropa de abrigo, impermeables y chubasqueros para protegerse del frío y el mal tiempo. Da igual que la persona vaya en una silla de ruedas o en un scooter eléctrico, no hay que encerrarse y permanecer en casa, pues el aislamiento contribuye a la aparición de la tristeza y de ciertas patologías depresivas.

Consejos de abrigo para las personas con movilidad reducida

En ocasiones resulta más difícil afrontar las bajadas de temperatura en época de invierno o de entretiempo, de hecho, las personas mayores no lo llevan del mismo modo porque su sistema de termorregulación corporal está alterado y la piel tiende a resecarse y pierde su capacidad para regular los cambios de temperatura.

Lo más importante es mantener la temperatura corporal protegiendo las manos, los pies y las piernas para aumentar la sensación de confort, más aún si se va en sillas de ruedas eléctricas o manuales. Existe una gran variedad de mantas, sacos y chubasqueros que pueden colocarse fácilmente en Scooters eléctricos o sillas y que sirven para estar bien protegidos de la lluvia y el frío. Hablemos de cada uno de estos imprescindibles.

Los sacos para sillas suelen estar fabricados con material impermeable y tejido antideslizante en el exterior para resguardarse de la lluvia y del aire, mientras que su interior está cubierto de forro polar para protegerse del frío. Estos sacos son muy aconsejables para las personas que tienen problemas severos de movilidad, pues al no poder mover los músculos del cuerpo, la sensación de frío es mayor.

Las mantas para scooters eléctricos o sillas de ruedas suelen ser termorreguladoras para conservar el calor corporal e impermeables para impedir la entrada de viento y que el agua cale la ropa. Además, su sistema de ajuste es perfecto para proteger perfectamente las piernas y pies sin coartar la libertad de movimiento.

Los chubasqueros, por su parte, permiten maniobrar con sillas de ruedas o scooters mientras llueve. Los hay fabricados en nylon tipo poncho o con capucha y mangas para atender cualquier necesidad, e incluso chubasqueros para scooters eléctricos que sirven para aislar al usuario y a la máquina de la lluvia. De igual forma, para los usuarios de sillas de ruedas eléctricas lo más conveniente son las prendas que permiten ver el control del mando de la silla