Tipos y modelos de scooters eléctricos

  • 17 January 2017
  • i.asin

Los scooters eléctricos son medios de transporte ideales para aquellas personas que tienen alguna discapacidad o que, dada su dificultad a la hora de utilizar el transporte público, necesitan mejorar significativamente su movilidad. En el mercado existe una amplia selección de scooters diferentes para ofrecerte lo que necesitas, desde modelos plegables para llevarlos contigo a todas partes, hasta modelos más grandes para recorrer largas distancias sin ningún problema.

¿Por qué un scooter eléctrico?

Muchas personas, como consecuencia de su movilidad reducida, tienen que enfrentarse constantemente a ciertas barreras y obstáculos, tanto urbanísticos como cívicos, viendo limitada su capacidad de actuación e integración. El hecho de no poder hacer una compra con total normalidad o acceder a un determinado lugar, como puede ser un restaurante, con el esfuerzo físico que a menudo requiere, les impide llevar una vida normal y supone un tipo de discriminación, de ahí que el uso de este tipo de vehículos resulte tan positivo.

Estos scooters eléctricos no solo proporcionan un sistema de movilidad cómodo, seguro y moderno, sino que fomentan la calidad de vida de la persona que sufre movilidad reducida, ya se trate de una persona discapacitada, lesionada o de una persona mayor, ofreciendo altas dosis de tranquilidad y bienestar.

Tipos de scooters eléctricos

  • Los modelos más grandes son perfectos para recorrer una mayor distancia, de hecho, las baterías para scooters de este tipo suelen tener una autonomía de hasta 50 kilómetros. Dado su tamaño necesitan un espacio más amplio para maniobrar y/o aparcar, aunque los asientos, al ser más grandes que el resto de scooters, resultan más confortables. Esto tiene su sentido, puesto que al estar preparados para hacer distancias más largas, también es mayor el tiempo que hay que pasarse sentado en ellos.
  • Los scooters medianos también son muy apreciados por su confort y versatilidad. Están a medio camino entre los modelos pequeños y los grandes y sus baterías suelen soportar de 15 a 20 kilómetros. Los hay de 3 o 4 ruedas y algunos de estos modelos son plegables para llevarlos en maleteros o poder guardarlos en casa en cualquier rincón o habitación.
  • También se puede optar por modelos más pequeños, todo depende de cómo sean los espacios por los que el usuario se mueve o el tamaño del maletero del coche donde se guarde normalmente. El tamaño no tiene relación con la calidad, además, los scooters plegables y portátiles cuanto más pequeños sean, más fáciles de manejar, guardar y transportar serán.  

No todos los scooters son plegables, aunque casi todos los modelos pequeños y medianos lo son. De cualquier forma, aquellos que tienen una facilidad de plegado especial por sus dimensiones reducidas tienen una estabilidad inferior, algo que hay que tener muy presente, pues es recomendable utilizarlos en suelo liso sin irregularidades. Son perfectos para ir de viaje porque son muy plegables y al pesar poco pueden llevarse con facilidad en cualquier medio de transporte (tren, autobús o avión).

Sea cual sea el modelo escogido, los accesorios para scooters son imprescindibles que harán más cómodos los trayectos, con fundas para protegerlos del exterior, bolsas de almacenaje para llevar objetos, luces de led, baterías de repuesto con más o menos potencia o prendas para protegerse de la lluvia o del frío como monos o chubasqueros.